Las 18 primates rescatadas ya están aquí!


Desde el pasado 25 de octubre de 2012 un gran grupo de 18 hembras de macaco cangrejero empiezan una nueva vida en las instalaciones de Lloc de Menorca. Los animales fueron rescatados en enero de 2012 por la Fundación holandesa Stichting AAP, cuando un laboratorio decidió parar los experimentos y buscar un alojamiento en condiciones para los animales. Los experimentos que se practicaban eran de carácter no invasivo y los animales se encuentran completamente sanos y limpios de cualquier enfermedad o infección.

Desde su creación en 1975, la Fundación AAP ha crecido hasta convertirse en una organización profesional sin ánimo de lucro. AAP es un centro de rescate oficial para las autoridades holandesas, y colabora con otras autoridades europeas ofreciendo soluciones prácticas para animales necesitados. Están especializados en el rescate de animales exóticos, principalmente primates, que una vez socializados, son reubicados a otros centros de reconocida competencia. En sus instalaciones cuentan con mas de 150 primates, desde titíes a chimpancés, y de aproximadamente 100 de otros mamíferos como coatíes, mapaches y mofetas. Además del rescate y cuidado de estos animales, AAP también realiza una importante labor de divulgación y sensibilización del público sobre el bienestar de animales exóticos en cautividad.

Después de una previa visita del personal de la Fundaciónholandesa a las instalaciones de Lloc de Menorca, se estudio la posibilidad de colaborar en la acogida de este grupo socializado formado por 18 hembras de macaco cangrejero “Macaca fasciularis”. Los animales tienen 12 años de edad y viven un promediando de 35 años, por lo que todavía tienen toda una vida por delante. Estos primates habían sido rescatados de unlaboratorio en enero de 2012 y necesitaban urgentemente ser trasladados a su definitivo hogar. Tras estudiar diferentes opciones de instalaciones, finalmente Lloc de Menorca i AAP encontramos la mejor opción y pusimos en marcha todo el proyecto. Las obras, apenas duraron poco más de dos meses para poder así, llevar a cabo cuanto antes el traslado.

Lloc de Menorca se puso entonces “manos a la obra” para diseñar y construir una instalación adecuada a las necesidades diarias y biológicasde los animales.  La idea principal era la de poder aprovechar al máximo el espacio disponible para la instalación, es decir, para el disfrute y bienestar de los macacos. Fue entonces cuando se ideó la construcción de una gran cúpula para poder así ganar en espacio cúbico gracias a sus 9 metros de altura. La suma de fuerzas de su forma geodésica la convierte en una construcción sumamente resistente, estable y segura. Un juego cruzado de cuerdas y lianas sirven a los animales para desplazarse, aprovechando los metros cuadrados superiores.

 

_MG_1188 copia

Por otro lado, disponen de un cobertizo que les servirá de refugio para dormir o para los días de mal tiempo. Se trata de un espacio interior, dividido en cuatro habitaciones donde los macacos pueden descansar tranquilos. Dichas habitaciones están comunicadas entre sí mediante pequeñas compuertas que se accionan desde un pasadizo de mantenimiento, que sirve a la vez para poder aislar a los animales y entrar diariamente para realizar las labores de limpieza y mantenimiento, evitando el contacto directo de éstos y el personal con el fin de garantizar un manejo seguro de los animales. El espacio exterior cuenta además con una charca de agua para su disfrute. Esta especie de macacos son llamados cangrejeros debido a su gran habilidad para bucear y comer pequeños crustáceos acuáticos.

Una vez finalizadas las obras, se trasplantaron y replantaron dentro de la cúpula gran cantidad de árboles y arbustos gracias a la colaboración del centro de jardinería Truvi.

David van Gennep, el director de AAP comenta: “Gemuk y sus compañeras desgraciadamente no pueden volver a Indonesia (de donde son originarios los macacos cangrejeros), pero en el parque zoológico Lloc de Menorca les espera un hermoso domicilio bajo el sol español. Ellas han conseguido un buen hogar con mucho espacio en sus instalaciones interiores y exteriores, por lo que podrán trepar y jugar por todas partes. Los animales se llevan muy bien y todavía tienen toda una vida por delante. Estamos muy contentos que todas las personas implicadas en este éxito les hayan concedido a estos animales una segunda oportunidad y una buena jubilación”.

Desde la dirección de Lloc de Menorca se muestran muy ilusionados y agradecidos a la Fundación holandesa Stichting AAP por haberles dado la oportunidad de colaborar de forma altruista con el rescate de este numeroso grupo de primates que merecía una segunda vida mejor después de su vida en el laboratorio.

FacebookTwitterPinterestGoogle+Compartir